Un Espacio que invita a conocer nuestra historia, repensar nuestro presente y construir nuestro futuro.

Conservar los lugares donde fueron asesinadas miles de víctimas obedece a un doble propósito: rendirles un homenaje permanente y al mismo tiempo recordar ese capítulo oscuro de la historia de la humanidad para afirmar el “Nunca más” a la repetición de los crímenes.

En la Argentina, entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983, las Fuerzas Armadas junto a sectores poderosos de la sociedad civil instauraron una política de terror, para lo cual implementaron un plan sistemático de desaparición de personas.

Con el argumento de la existencia de un enemigo interno, las Fuerzas Armadas instalaron alrededor de 700 centros clandestinos de detención en todo el país, emplazados en su mayoría en medio de las ciudades: cuarteles, comisarías, dependencias militares y policiales, escuelas, empresas, fincas particulares y otros sitios de paso. La totalidad del aparato estatal estuvo al servicio del terror planificado y sistemático, institucionalizando el secuestro, la tortura y la desaparición forzada de personas. La ESMA fue un engranaje clave de ese plan sistemático.

Desde el 24 de marzo de 2004, constituido como Espacio Memoria y Derechos Humanos, en este predio se conservan las marcas y los vestigios del paso por este campo de concentración de los detenidos-desaparecidos, para continuar con los estudios que puedan permitir el acceso a nuevas evidencias judiciales y como fuente documental para la reconstrucción histórica de los hechos acontecidos.

Contacto

Dirección de Contenidos:
contenidos@espaciomemoria.ar

Datos

1924

La Municipalidad de Buenos Aires transfirió estos terrenos a la Armada para que fueran utilizados con fines educativos.

1976 – 1983

Durante la última dictadura, el predio de la ESMA funcionó como un centro clandestino de detención, tortura y exterminio.

2004

El Poder Ejecutivo Nacional y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires firmaron un convenio para transformarlo en un espacio para la memoria.

RELATO HISTÓRICO FOTOGRÁFICO

Ochenta años de historia de la ESMA en imágenes: de escuela naval al acuerdo gubernamental para preservar la memoria.

Miles de jóvenes se inscribían cada año para ingresar como aspirantes navales.

Escuela

Las Juntas Militares tomaron el poder por la fuerza el 24 de marzo de 1976.

Golpe de Estado

Entre 1976 y 1983, la ESMA estuvo al servicio del terrorismo de Estado, mientras conservaba sus funciones educativas.

La dictadura

La Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas investigó en 1984 el funcionamiento de la ESMA como centro clandestino.

CONADEP

El presidente Raúl Alfonsín dispuso el juzgamiento de los comandantes en jefe de la última dictadura. Fueron sentenciados en 1985.

Juicio a las Juntas

Madres, Abuelas y organismos de derechos humanos se manifestaron en 1987 en la puerta de la ESMA para denunciar la impunidad de los genocidas.

Reclamos

Dos familiares de desaparecidos, Laura Bonaparte y Graciela Lois, presentaron un recurso judicial para impedir la demolición de la ESMA decretada por el presidente Carlos Menem.

Amparo

El presidente Néstor Kirchner y el jefe de gobierno porteño Aníbal Ibarra acordaron en 2004 la creación del Espacio Memoria y Derechos Humanos.

Recuperación

LA HISTORIA DEL PREDIO

La ESMA en tres etapas: su rol como centro de instrucción técnica y militar;
su funcionamiento como campo de concentración; y la conversión en un lugar de memoria.

Primera etapa: La escuela

Este predio de 17 hectáreas ubicado sobre la Avenida del Libertador, en la zona Norte de la Ciudad de Buenos Aires, fue cedido por el Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires al Ministerio de Marina por un decreto del año 1924, para que fuera utilizado como centro de instrucción militar. El texto establecía que, ante cualquier cambio en el destino de las instalaciones, los terrenos deberían regresar al poder de la Ciudad.

La ESMA fue fundada ese mismo año, durante la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear. El terreno fue siendo ocupado con varios edificios: la Escuela de Mecánica, la Escuela de Guerra Naval y el Casino de Oficiales. Allí los estudiantes ingresaban a carreras como Electrónica, Aeronáutica, Mecánica Naval, Operación Técnica de Radio, Meteorología, Oceanografía, etcétera. Los alumnos se recibían de técnicos, con opción a seguir luego la carrera militar o ejercer su profesión en cualquier otro ámbito.

/// Formación de estudiantes en el edificio Pabellón Central o Cuatro Columnas.

Segunda etapa: La Dictadura

A partir del golpe de Estado cívico militar del 24 de marzo de 1976, en la ESMA funcionó uno de los centros clandestinos de detención, tortura y exterminio más grandes de la última dictadura. Sin perder su funcionamiento como escuela, fue un eslabón clave del plan sistemático de secuestro, tortura, exterminio y robo de niños y bienes.

Desde el edificio del Casino de Oficiales y con el sostén y la cobertura del resto de las instalaciones, el Grupo de Tareas 3.3.2 (GT 3.3.2), creado por el entonces almirante Emilio Massera, ejecutó una acción terrorista que cumplió un rol determinante en la desarticulación de organizaciones populares por medio del secuestro y la desaparición forzada de alrededor de 5.000 personas.

Aunque las instalaciones de la ESMA fueron utilizadas fundamentalmente por el GT 3.3.2, éste las puso a disposición de distintas fuerzas represivas afines: comandos de la Aeronáutica y de la Prefectura Naval Argentina, el Servicio de Inteligencia Naval y otros grupos las usaron como sitio de tortura y desaparición de sus prisioneros ilegales. Una de las particularidades de este centro fue el funcionamiento de una sala clandestina de maternidad, donde nacieron al menos 34 bebés de detenidas-desaparecidas. La mayoría fueron posteriormente apropiados.

/// La primera Junta Militar luego del golpe de 1976 estuvo presidida por el general Jorge Rafael Videla.

Tercera etapa: La Recuperación

El testimonio y el trabajo de los sobrevivientes y de los organismos de derechos humanos convirtieron a la Argentina en un referente internacional en el campo de la memoria, la consolidación de la democracia y los derechos universales. La experiencia argentina permitió impulsar la figura de la desaparición forzada de personas como crimen internacional.

Con la recuperación de la democracia y luego del Juicio a las Juntas, el movimiento de derechos humanos debió luchar contra las políticas de impunidad. En el caso del predio de la ESMA, en 1998 se intentó construir aquí un monumento para la reconciliación nacional . Esa acción fue impedida por un amparo judicial interpuesto por Laura Bonaparte y Graciela Lois, ambas familiares de desaparecidos.

La justicia federal entendió, entonces, a la ESMA como “un testimonio de verdad y una prueba judicial sobre el horroroso y vergonzante pasado de nuestro país”. Esa perspectiva fue consolidada con el convenio firmado, en 2004, entre los gobiernos de la Nación y de la Ciudad de Buenos Aires para la creación de este Espacio.

/// Miles de personas se congregaron en el acto de creación del Espacio Memoria, el 24 de marzo de 2004.

LÍNEA DE TIEMPO

La historia de la ESMA: desde su funcionamiento como centro clandestino de detención,
tortura y exterminio a su transformación en espacio de memoria. El contexto histórico.

CONOCÉ EL RESTO DE NUESTRAS PROPUESTAS