La memoria se construye con todos los sentidos

Los sonidos, las experiencias auditivas, fueron claves para la reconstrucción de lo ocurrido
en los centros clandestinos de detención durante la dictadura cívico militar.

A 43 años de la fundación de Madres de Plaza de Mayo, el pueblo las abraza

Con este homenaje a las Madres de Plaza de Mayo, a 43 años del inicio de su lucha, lanzamos “Para que la voz no se calle nunca”, la sección de podcasts del Espacio Memoria, inspirada en el poema de Ana María Ponce, escrito durante su cautiverio en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y vista por última vez en febrero de 1978.

Lxs guías del Espacio Memoria invitan a una visita especial que recorre la historia de las mujeres que desde 1977 sostienen una lucha inquebrantable por la recuperación de la memoria de sus hijos, el derecho a la verdad sobre su destino y la justicia para los responsables de sus secuestros y desapariciones.

Poema de Ana María Ponce:
“Para que la voz no se calle nunca,
Para que las manos no se entumezcan,
Para que los ojos vean siempre la luz,
Necesito sentarme a escribir
En este preciso momento en que
Todo comienza a ser silencio…”

MADRES / 43 AÑOS

EL PUEBLO LAS ABRAZA

RELATO GUIADO 01 / PARA QUE LA VOZ NO SE CALLE NUNCA

MADRES / 43 AÑOS

EL PUEBLO
LAS ABRAZA

RELATO GUIADO 01 / PARA QUE LA VOZ NO SE CALLE NUNCA

Material complementario

Soporte fotográfico y audiovisual que refuerza el relato de lxs guías

Serie producida por la TV pública. Cuenta con ocho capítulos y describe los orígenes de las Madres, su emergencia como movimiento de denuncia del terrorismo de Estado y el devenir de su lucha, desde sus inicios hasta 2004.

Todos los 8 de diciembre, los vecinos del barrio, familiares de “los 12 de la Santa Cruz”, miembros de esa parroquia y organismos de Derechos Humanos realizan un homenaje a las víctimas del operativo de diciembre de 1977. / Foto: Archivo Hasenberg/Quaretti.

Solicitada de las Madres pidiendo por la aparición con vida de sus hijas e hijos al gobierno militar, que luego deriva en el secuestro y desaparición de las Madres Azucena Villaflor, Mary Ponce y Esther Ballestrino.

Alfredo Astiz se había infiltrado en el grupo de la Santa Cruz como supuesto familiar de desaparecidos y fue el encargado de marcar con un beso a quienes serían las 12 víctimas del grupo de tareas de la ESMA.

Mary Ponce y Esther Ballestrino fueron secuestradas el 8 de diciembe de 1977 al salir de la Iglesia de la Santa Cruz. Azucena Villaflor, dos días después.

La iglesia de la Santa Cruz fue el lugar elegido para realizar reuniones de familiares de personas desaparecidas y militantes políticos que ayudaron a las Madres con la solicitada en la que iban a denunciar la desaparición de sus hijos e hijas.
Doce de ellxs fueron secuestradxs por grupos de tarea que respondían al ex jefe de la Armada, Emilio Masera.

Entre el 16 y 17 de diciembre de 2004 y el 4 de enero de 2005, lxs integrantes del EAAF realizaron la exhumación de los cuerpos que habían sido sepultados como NN en el Cementerio de General Lavalle. / Foto: Diario La Nación.

La identificación de los restos permitió cerrar el círculo del funcionamiento del sistema represivo de la Esma desde los secuestros hasta el “traslado” en los vuelos de la muerte / Foto: EAAF.

El destino final de algunos de los secuestrados en el operativo de la Iglesia de la Santa Cruz se conocería décadas más tarde y gracias a la labor del Equipo Argentino de Antropología Forense que trabajó en la identificación de los restos en el cementerio de Gral. Lavalle, entre los años 2004 y 2005.

En el año 1998, el entonces presidente Carlos Menem decretó el traslado de la ESMA a la Base Naval de Puerto Belgrano, ubicada en Bahía Blanca, para construir en el predio de Nuñez un parque y monumento para la reconciliación nacional. Esa acción fue impedida por un amparo judicial interpuesto por Laura Bonaparte, Madre de Plaza de Mayo y Graciela Lois, integrante de familiares de detenidos-desaparecidos.

Como resultado de esa lucha, el 24 de marzo de 2004, el predio en donde la Marina secuestró, torturó, mantuvo en cautiverio y desapareció a cerca de 5000 hombres y mujeres, fue convertido en un Espacio para la Memoria y la promoción y defensa de los Derechos Humanos.

Las Madres se sumaron a la cuarta ola feminista con el apoyo a las movilizaciones por la Interrupción Legal del Embarazo y el fin de los femicidios.

Las Madres acompañaron el reclamo por el trabajo cada vez que ese derecho se vio vulnerado.
Foto: Archivo Madres de Plaza de Mayo.

A principios de 2016, volvieron masivamente a las calles para impedir la aplicación del beneficio del 2x1 a los condenados por delitos de lesa humanidad. / Foto: Archivo Hasenberg/Quaretti.

Las madres y su pañuelo son hoy símbolo de organización colectiva y de resistencia. Ese pañuelo de identificación inmediata, blanco porque nació de la idea de un pañal, bordado por cada una con el nombre de sus hijos o nietos, se ha transformado en ejemplo para expresar luchas y resistencias actuales, como el Ni una Menos, el aborto legal, y el rechazo a la violencia institucional, entre otras.

Escuchanos también en el IGtv y el canal de Youtube del Espacio Memoria

CONOCÉ EL RESTO DE NUESTRAS PROPUESTAS