ANDREA VIERA
20 años de un caso emblemático de violencia policial
Entrevista en seis fragmentos con Eugenia Vázquez, hermana de Andrea, quien realiza un balance histórico del asesinato de la joven en la Comisaría Primera de Florencio Varela.
parte 1 :
20 años

Andrea Viera y Gustavo Cardozo fueron detenidos el 10 de Mayo de 2002 en las proximidades de la Estación Zeballos, Partido de Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires. Sin mediar ningún incidente previo, fueron rodeados por varios patrulleros y una gran cantidad de policías armados y de civil, quienes los confundieron con los autores de un supuesto intento de robo en la zona en el que un oficial había resultado herido. Los detuvieron y torturaron en la Comisaría hasta que Andrea fue trasladada de urgencia al hospital Mi Pueblo donde murió doce días después, víctima del ahorcamiento al que fue sometida por una oficial de policía.

parte 2 :
¿Qué pasó el 10 de mayo de 2002?

Eugenia Vázquez, hermana de Andrea, relata con detalle los sucesos que llevaron a la detención y el tormento al que fue sometida la joven en una comisaría de Florencio Varela.

parte 3:
¿Cómo era Andrea?

Su hermana la describe como una mujer solidaria preocupada por lxs demás y de espíritu religioso. Vivía en un barrio muy precario, y dedicaba sus horas libres al cuidado de tres hermanitos en estado de extrema vulnerabilidad.

parte 4:
Sus tesoros

El hogar de la familia Viera, los objetos personales conserva la familia y los que no se pudieron recuperar, las fotos que se perdieron y el saqueo y destrucción de la casa en la que Andrea vivía con Gustavo.

parte 5:
La búsqueda de justicia

El proceso de justicia que la familia imaginó contundente se fue empantanado. La intervención de los abogados, la presión a los 22 detenidos que testificaron, los cinco juicios, las condenas escasas y la decisión de dejar de litigar para evitar revictimizar a los testigos.

Cinco juicios orales, dos policías condenados a prisión perpetua, otros catorce absueltos, un prófugo aún con pedido de captura internacional y un testigo «ejecutado» cuyo crimen nunca tuvo ningún acusado, es el saldo del caso.

El proceso de justicia fue arduo y contó con el acompañamiento de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, la agrupación H.I.J.O.S, Familiares de Detenidos y Desaparecidos por Razones Políticas y Abuelas de Plaza de Mayo.

  • El primer juicio fue en 2006, cuando fue condenada a prisión perpetua la cabo primero Marta Jorgelina Oviedo, mientras que resultaron absueltos por el beneficio de la duda otros cuatro policías: David Gutiérrez, Carlos Maidana, Oscar Luciano Farías y Diego Herrera.
  • En abril de 2007 fue ejecutado de un tiro en la cabeza Jorge Galván Plaza, uno de los 22 testigos que declararon durante el debate oral y que presenciaron las torturas a Andrea en la comisaría 1ra. de Florencio Varela.
  • El segundo juicio fue en 2011 hubo seis policías sentados en el banquillo de los acusados, pero solo David Gutiérrez fue condenado a 10 años de cárcel y Daniel Maidana a 4, pero como éste último ya había estado detenido ese día quedó en libertad.
  • En 2013 el excabo Marcelo Aquino recibió prisión perpetua por el delito de «tormentos seguidos de muerte» y el exsuboficial, Pedro Mensi, fue absuelto.
  • En mayo de 2017 fue absuelto el excomisario José Oscar Sita, mientras que el exsubcomisario Rafael Ominelli continúa hoy con pedido de captura internacional.
  • En febrero de 2018 hubo cuatro policías acusados, pero el principal testigo, la pareja de Andrea, no se presentó al debate oral y fueron absueltos. 

La familia decidió entonces que no haya más debates para que los testigos no sean revictimizados o vulnerados.

parte 6:
La lucha colectiva

De la primera marcha en reclamo de justicia con apenas 40 personas y los organismos de derechos humanos, a la multitudinaria expresión de apoyo de organizaciones sociales, fuerzas políticas y la comunidad de Varela del segundo aniversario que cambió el destino de la causa.

10
escenas clave
para entender el caso
Andrea empieza a sentirse descompuesta en el colectivo, y con Gustavo deciden bajarse en la esquina de Salta y López Escribano, en la estación Zeballos. Allí había un gran despliegue de policías porque un peluquero, Manuel Florentín, había denunciado la presencia de sospechosos en el lugar, tres varones y una mujer.
1
Deciden salir de la zona en busca de un lugar donde sentarse, y van alejándose dos cuadras del lugar hasta que se sientan frente a un locutorio. Mientras Gustavo pedía un vaso de agua, llegan cinco patrulleros y estacionan bruscamente donde estaban ellos. Andrea tenía la cabeza gacha como si fuese a vomitar. Baja una mujer, Jorgelina Oviedo Salazar, y les dice a los otros policías: “Acá están, acá están y ella está herida”.
2
A Andrea y Gustavo los esposan fuertemente en la espalda y los meten “de los pelos” al patrullero. Marta Oviedo Salazar sube con ellos atrás. Son trasladados a la Comisaría primera pero ya en el camino son maltratados. Oviedo les decía “dónde tiraron el arma, hirieron a nuestro colega, dígannos donde esta el fierro, nuestro colega se va a morir y ustedes son los culpables”.
3
Entran a la comisaría primera, Gustavo dice que lo obligan a mirar para abajo. Primero entra Andrea y Gustavo detrás. Él ve que hay un escritorio largo donde la tiran a Andrea. Gustavo la ve resbalarse por el peso del cuerpo. Esa es la última vez que la ve con vida.
4
A Gustavo lo llevan a un sector y a Andrea a otro cuarto. Gustavo la escucha gritar “nosotros no hicimos nada, llévenme al hospital que estoy descompuesta”. Otros 22 presos que estaban detenidos allí en ese mismo momento testimoniaron haber escuchado lo mismo. A las diez de la noche, dejan de escucharla.
5
Por las luces, ya que no sonaba la sirena, se dan cuenta de que llega al lugar una ambulancia. Andrea había quedado en coma y los mismos policías que la torturaron decidieron llevarla al Hospital Mi Pueblo.
6
Antes de que la trasladen, llega el peluquero Florentin, a hacer el reconocimiento de personas. El peluquero dice: “Ella no es porque la que yo vi era una chica de pelo lacio, campera inflable blanca y pantalón jean azul y era petisita”. Y Andrea era grandota de físico, tenía el pelo largo ondulado, vestía un buzo rojo y un pantalón jogging verdoso. Dice que Andrea estaba en el piso, y cree que estaba desmayada porque él no la vio moverse.
7
Cuando llega al hospital Andrea es trasladada a Terapia Intensiva porque está con pocos signos vitales. La llevan al shock room y logran que vuelva con un hilo de respiración. Los médicos la intuban. Andrea queda durante doce días con ese respirador hasta que fallece.
8
El forense le dice a la familia que Andrea podría haber sobrevivido a los golpes pero no a la sofocación manual a la que fue sometida. Dijo que hubo un anillado completo en el cuello de Andrea, y eso la llevó a la muerte.
9
En julio de 2006 Marta Oviedo Salazar es condenada a prisión perpetua por el asesinato y torturas a Andrea. Veinte años después, el caso tiene cinco juicios orales, dos policías condenados a prisión perpetua, otros catorce absueltos, un prófugo aún con pedido de captura internacional y un testigo «ejecutado» cuyo crimen sigue impune.
10

Andrea se convirtió en la primera mujer asesinada en una comisaría desde la recuperación de la democracia.

La serie se titula “Yo Sabía”, en referencia a la consigna que se hizo unánime y perdura en la memoria colectiva: “Yo sabía, yo sabía, que a Walter lo mató la policía”, cantada y gritada en las marchas contra la violencia policial, las canchas de fútbol, recitales y en toda manifestación pública a partir del asesinato de Walter Bulacio. La frase sintetizó un sentir común: la necesidad de decir basta a la violencia policial.