El flamante director del Museo Malvinas, y a la vez ex combatiente, asegura que, así como el pueblo argentino hizo suyas las consignas de Memoria, Verdad y Justicia, hará bandera el reclamo soberano sobre las islas. Este 2 de abril transcurre en condiciones excepcionales, pero Edgardo Esteban ya planea los objetivos para el relanzamiento de la institución.

Edgardo Esteban asumió a principios de 2020 la dirección del Museo Malvinas es Islas del Atlántico Sur que se encuentra ubicado dentro de las 17 hectáreas que componen el predio del Espacio Memoria y Derechos Humanos ex ESMA. La pandemia de Covid 19 lo encontró preparando un re lanzamiento de esa institución, que iba a consistir en un recital con el músico León Gieco como figura central, y que por las circunstancias extraordinarias que obligaron al aislamiento social mutó en una campaña en las redes en formato video.

Esteban asegura que en la nueva gestión hay una clara voluntad de integración de los diferentes Museos, Centros Culturales e instituciones que nutren el predio de la ex  ESMA, en un nuevo tiempo para la  política argentina. Y arriesga que, así como el pueblo argentino logró hacer bandera de las consignas de Memoria, Verdad y Justicia, “la causa Malvinas vino a agregar a esos pilares de nuestra historia reciente, la consigna de Soberanía, ahora y para siempre”.

Periodista, escritor y guionista, es el primer ex combatiente en asumir la conducción del Museo Malvinas. A los 18 años, cuando cumplía el servicio militar obligatorio en el Regimiento 4 de Artillería Aerotransportada de Córdoba, fue convocado para trasladarse a las islas. El 25 de abril de 1982 se incorporó al Grupo de Artillería Aerotransportado 4 y, tras la rendición, regresó como prisionero de guerra en el buque inglés Canberra.

Estudió periodismo en el Círculo de la Prensa y trabajó distintos medios de comunicación de Argentina y el mundo. Fue Secretario General de la Asociación de Corresponsales Extranjeros de la República Argentina y presidente del Grupo por Soberanía, corresponsal en la Argentina del canal Telesur y de la cadena NBC-Telemundo, fue productor también de la cadena CBS. Es autor del libro Iluminados por el Fuego (1993) y guionista de la película homónima, cuyo director fue Tristán Bauer, actual Ministro de Cultura de la Nación. También escribió el libro Las otras islas (2013). Por su militancia a favor de los derechos humanos, en 2012 recibió el premio Azucena Villaflor.

Desde su nuevo rol de gestión, Esteban advierte que hacen falta una serie de modificaciones en el guión del Museo, en su línea de tiempo y en la Sala Prólogo, para reforzar la importancia de hitos que sostienen la memoria de la causa Malvinas y su aporte a la soberanía nacional, como ocurre con las Invasiones Inglesas o la Vuelta de Obligado. “Ya se está trabajando en la pronta inauguración de muestras fotográficas”, anticipa. Y afirma que uno de los desafíos más importantes que asume es el desarrollo del material museográfico “en dos planos, el cultural y el pedagógico”. “Existe la decisión de cruzar las gestiones del Ministerio de Cultura (actualmente el Museo está bajo su órbita) con las del Ministerio de Educación, para llevar la memoria de Malvinas a la esfera de lo educativo en sus diferentes niveles, y haciendo foco, no sólo en la historia de las islas y su pasado reciente, sino también en las líneas de trabajo que permiten trazar hacia el futuro -en materia de regalías pesqueras, o la plataforma marítima austral, por ejemplo-  los desafíos en términos de soberanía política y económica, en el marco pacífico de las actuaciones diplomáticas”.

Respecto de la etapa del Museo durante la gestión macrista, Esteban es contundente: “El Museo está donde está por las trabajadoras y trabajadores”. Y promueve una línea de reflexión para “repensar el papel  de las Fuerzas Armadas en esta etapa de reconstrucción, sin olvidar por supuesto el papel que cumplieron en el pasado, pero consciente de la necesidad de una Argentina diferente.”

Esteban rescata el trabajo que vino realizando el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) desde la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, en el reconocimiento de cuerpos de los caídos en Malvinas. A la fecha, pudieron identificarse 115 de las 122 tumbas NN que se encuentran en el Cementerio de Darwin. “Es un trabajo que dignifica y enorgullece”, afirma, y recuerda que él mismo formó parte del grupo que vinculó al gobierno argentino con la Cruz Roja y con figuras como el músico Roger Waters para avanzar en la recuperación de la identidad de los muertos en Malvinas.

Museo Malvinas, ESMA, Buenos Aires.

El 19 de febrero pasado, se conoció el primer procesamiento de militares por delitos de lesa humanidad cometidos en las Islas contra los soldados, quienes desde el mismo regreso de la guerra venían denunciando sometimiento a torturas, vejaciones y malos tratos, en una continuidad de lo que, desde 1976 en adelante, habían ejecutado contra los detenidos en los centros clandestinos de detención. “La justicia hace su propio, uno siente que pasó demasiado tiempo pero todo llega”, comenta Esteban y aconseja: “Hay que aprender del camino que han trazado las Madres, Abuelas y organismos en la búsqueda de Justicia”.