Megacausa ESMA INICIO EL JUICIO DÍA A DÍA DOCUMENTACIÓN
INICIO CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS

07 11 2016
Debatieron en la ex ESMA sobre la sociedad argentina a 40 años de la dictadura

Se realizó el IX Seminario Internacional de Políticas de la Memoria en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti.


El Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti realizó el jueves 3 y el sábado 5 de noviembre la novena edición del Seminario Internacional de Políticas de la Memoria. En esta oportunidad, llevó como consigna “40 años del golpe cívico-militar: reflexiones desde el presente”, con el objetivo de promover el debate en torno a la última dictadura cívico militar y a las marcas que dejó en nuestra sociedad. 

Bajo el título “La sociedad argentina a 40 años de la dictadura: cultura, memoria y justicia”, se llevó a cabo una mesa redonda en la que participaron el juez federal de Córdoba, Jaime Díaz Gravier; Vera Jarach, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora; el director escénico Rubens Correa; y el sociólogo Marcos Novaro.

Díaz Gravier realizó un recorrido histórico desde los comienzos de la democracia en 1983 en el ámbito de lo jurídico y específicamente en los avances y retrocesos en cuanto a los juicios por delitos de lesa humanidad. En ese sentido, se refirió a los significados positivos alcanzados en el primer Juicio a las Juntas bajo el gobierno de Raúl Alfonsín y a las consecuentes presiones militares que éste sufrió en consecuencia. El magistrado resaltó que el Juicio a las Juntas permitió la instalación de otros conceptos en el seno de la sociedad, como la comprensión de que hubo un Estado terrorista que violó los derechos y cometió crímenes de lesa humanidad, lo cual echó por tierra la vieja teoría de los dos demonios y la idea de la guerra sucia. En cuanto a la presión del aparato militar al gobierno de Alfonsín, se refirió a las consecuencias de esta presión, que dieron como resultado las leyes de Obediencia Debida, de Punto Final y luego los indultos durante la presidencia de Carlos Menem. “Lamentablemente, desembocaron en una nueva actualización de la teoría de los dos demonios”, señaló Díaz Gravier. Aunque explicó, que pese a ello, se pudieron llevar a cabo los juicios por la verdad histórica a finales de la década de los 90 y que hicieron su aparición en distintas ciudades de la Argentina. 

Luego, el juez federal se refirió a la decisión de la Corte Suprema de Justicia que declaró inconstitucionales las leyes de punto final y de obediencia debida, lo cual abrió las puertas para que cientos de militares y ex militares volvieran a desfilar por los tribunales. En este plano, destacó, a los juicios en los que participó y en los que se condenó a Luciano Benjamín Menéndez y a Jorge Videla; a ambos a prisión perpetua y en cárceles comunes. 

Díaz Gravier manifestó que “lo importante de todos estos procesos es que el Estado Argentino se juzgó así mismo y no sólo juzgando las violaciones a los derechos humanos  de primer grado, como son el derecho a la vida con los secuestros, las torturas, las violaciones y los asesinatos perpetrados por el propio Estado, sino que dejó sobre la mesa la enorme responsabilidad que tiene también el Estado en garantizar los derechos humanos de segundo generación. Es decir que el Estado no puede salir a torturar y a matar a quien no piensa como ‘hay que pensar’, sino que también debe cuidar que a nadie se le prive de su trabajo, ni del acceso a la salud, la educación, de la vivienda”. 

De todas formas, advirtió que son estos derechos los que hoy “tienden a peligrar y que el Estado debe ser superior que los individuos que lo componen: el Estado no puede salir a asesinar, pero tampoco a privarle de trabajo a la gente”. En esa línea, consideró este encuentro como una “feliz ocasión para rendir un homenaje a los organismos de derechos humanos y a los centros de memoria, que son quienes se encargan de mantener viva precisamente esa memoria que lleva a la verdad y que posibilita en definitiva que los jueces  podamos hacer justicia”. Para finalizar, el juez sostuvo que “posiblemente existan conflictos y disputas, pero la democracia también es eso, es disputa apasionada de las distintas posiciones, pero sin que le signifique la muerte a nadie, ni que tampoco le signifique a sus ciudadanos o a una parte de ellos quedar sin trabajo, sin salud y sin vivienda. Esto es lo que tratamos hacer desde la justicia y especialmente desde la justicia oral”.

Vera Jarach propuso la consigna “Nunca más el Silencio” e hizo mención a su propia historia desde que llegó a la Argentina como una inmigrante italiana judía escapando de la persecución con sus padres y con su hermana. Contó a los presentes que no fue así el caso de sus abuelos que fueron trasladados a Auschwitz. Luego señaló: “Así como no hay tumba de mi abuelo, tampoco hay tumba para mi hija Franca que fue trasladada desde aquí (la ESMA)”. En ese sentido, explicó que le interesa observar que la historia de algún modo se repite y que hay que estar atentos, porque en la historia existen analogías. Se refirió también a la importancia de no quedarse sin hacer nada y del valor de participar. Comentó con mucha preocupación la situación de Europa, y en especial a la reacción que se tiene con los inmigrantes y con todos aquellos que desaparecen en el mar, hoy los llaman “los nuevos desaparecidos”. Bajo esa perspectiva, indicó que ha observado en sus recientes viajes a Italia una preocupante tendencia a “borrar el pasado, el Holocausto, la memoria”. 

Rubens Correa fue director del Teatro Nacional Cervantes desde 2007 hasta fines de 2015 y uno de los organizadores de Teatro Abierto, conocido como uno de los primeros fenómenos de resistencia cultural contra la última dictadura. En su exposición, contextualizó esta experiencia en el marco de la desaparición y asesinato de dirigentes gremiales, estudiantiles, políticos y militantes y dijo que “la dictadura llevó a cabo un plan sistemático de represión en el ámbito cultural”. En ese sentido, recordó las quemas públicas de libros, especialmente las de la editorial EUDEBA y las del Centro Editor de América Latina. Y remarcó el fenómeno que significó en aquellos tiempos la autocensura en general, resultado del asfixiante clima represivo.

El sociólogo Marcos Novaro se preguntó acerca de cuáles fueron durante los años democráticos, los aprendizajes reales de la sociedad argentina, respecto a la comprensión de la última dictadura. Planteó este entendimiento ubicando algunos hechos en el plano de las “luces” y otros que quedan aún en el plano de las “sombras”. En el primer caso destacó la importancia de la desmilitarización de la Argentina en todos sus niveles y en todos los gobiernos desde que comenzó la democracia; incluso durante el gobierno de Menem con la derogación del servicio militar obligatorio. También destacó la importancia que tienen los juicios donde se imputa a los militares por graves violaciones a los derechos humanos. En el mismo plano de las luces, expresó Novaro, que el advenimiento de gobiernos democráticos a la región conllevó en líneas generales a una “pacificación significativa de la región”, en las que incluso hasta los conflictos políticos más controvertidos se pudieron resolver en ámbitos de paz sin recurrir a métodos violentos. 

En cuanto al plano de las sombras, apuntó Novaro a las fuertes brechas de desigualdad y se preguntó cuáles son los motivos de estas desigualdades. Si bien consideró que obedecen a cuestiones del orden de la política pública, destacó como un hecho muy positivo que esta desigualdad no se ha naturalizado en la Argentina, como sí se puede observar en otros países latinoamericanos. “En nuestro país persiste aún una enorme discusión sobre los derechos, y de algún modo eso permite vislumbrar el avance que hemos logrado como sociedad democrática”, expresó. Para finalizar, el sociólogo planteó que la desigualdad persiste como una discusión permanente entre los distintos actores sociales, pero “es una posibilidad que existe gracias que hemos logrado el derecho a la libertad; es decir, debatir sobre las desigualdades sólo es posible porque esa libertad existe y nos permitió salir de tantos años de oscuridad”. 




Otras Noticias

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS