Megacausa ESMA INICIO EL JUICIO DÍA A DÍA DOCUMENTACIÓN
INICIO CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS

12 10 2018
TALLER PARA DOCENTES SOBRE EL DERECHO A LA IDENTIDAD

Estuvo a cargo de Irene Strauss, del equipo de Educación de Abuelas de Plaza de Mayo.


En el marco del programa “Construyendo Memorias”, se realizó una capacitación para trabajadores de la educación sobre “Las Abuelas y el Derecho a la Identidad”. Fue brindada por Irene Strauss, responsable del área de Educación de Abuelas de Plaza de Mayo.

Con el auditorio de la Casa por la Identidad como sede, Strauss realizó un recorrido por la historia de Abuelas. La tarea de búsqueda de los nietos apropiados por la dictadura las impulsó a realizar distintas tareas y acciones, y eso las llevó a conformar un organismo propio, a la par de Madres de Plaza de Mayo.

 

¿CÓMO BUSCAR NIETOS?

¿Cómo buscar nietos?, fue la pregunta. La respuesta que encontraron: de forma colectiva. En esa línea, Strauss remarcó que, en toda historia de conquista de derechos, es fundamental esa construcción colectiva, como hoy también se ve en el movimiento de mujeres. En el caso de Madres y Abuelas, fue desafiando al Estado terrorista, al miedo que esparcía la dictadura. 

Algunas de esas mujeres –madres de desaparecidos- se descubren que también son abuelas y deciden comenzar a trabajar juntas. Se encontraban en bares y simulaban festejos de cumpleaños o reuniones de docentes jubiladas. Armaban carpetas con todos los datos que podían recolectar sobre sus hijos y nietos. También comenzaron la búsqueda de contactos en el exterior, por medio de la vinculación con los exiliados y organismos internacionales. Así iban logrando reconstruir qué había sucedido con sus hijos y sus nietos, muchos de ellos nacidos en cautiverio. Hacían cartas denunciado y visibilizando las desapariciones y apropiaciones, realizaban habeas corpus solicitando el paradero de sus hijos. Esas primeras acciones fueron luego transformándose en campañas de difusión para impulsar la presentación espontánea y la articulación de denuncias.

En un primer momento, ponían en marcha  estrategias de aproximación directa cuando tenían denuncias concretas sobre dónde estaban sus nietos. Pero en muchos casos chocaban con dificultades de poder identificarlos y ratificar que, efectivamente, eran sus nietos.

 

¿CÓMO IDENTIFICAR A LOS NIETOS?

Una de las Abuelas, Chicha Mariani, leyó un artículo periodístico sobre un conflicto de filiación en Estados Unidos. El juez había decidido solicitar un estudio de sangre para determinar la paternidad. Chicha entendió que era una vía factible para poder identificar a los nietos. ¿Pero cómo hacerlo ante la ausencia de los padres?

Las Abuelas habían comenzado a viajar por el exterior para denunciar lo que ocurría en la Argentina. En esos viajes, también se reunían con comunidades científicas y les preguntaban si era posible determinar esa filiación por medio de la sangre de los abuelos. Todas las respuestas eran negativas. (Recién en 1984 se lograría la secuenciación del genoma humano).

En Estados Unidos se reunieron con dos científicos exiliados por las dictaduras latinoamericanas: el genetista chileno Christian Orrego; y el médico argentino Víctor Penchaszadeh. Ellos las contactaron con la genetista Maire-Claire King, que también les dijo que no tenía una respuesta positiva. Pero que iba a poner a todo su equipo a desarrollar un método.

Así fue. Con muchísimo trabajo, y de una gran complejidad, King logró crear un método estadístico para determinar el parentesco entre un/a abuela/o y su nieta/o.

Era la herramienta que las Abuelas necesitaban para identificar de los nietos.

Pero no era sólo eso: era también un instrumento para derribar la impunidad.

Para la dictadura, la figura del desaparecido garantizaba la impunidad, el aniquilamiento del oponente sin responsabilidad. Con la desaparición del cuerpo, desaparecía la prueba del delito. Y la desaparición de niños era necesaria para perpetuar la desaparición de los padres. Por eso, la dictadura perpetraba la desaparición administrativa de los niños vía el fraude de la documentación. Se dificultada la posibilidad de rastrear el paradero del niño.

Entonces, la herramienta científica desarrollada por King derrumbaba esa estrategia de impunidad. El “índice de abuelidad” tenía un significado político y judicial. Era una llave para el juzgamiento de los genocidas. En 1984, Paula Logares fue la primera nieta restituida en la que la justicia utilizó como prueba de filiación la realización de análisis genéticos. 

Abuelas instó al Estado a crear el Banco Nacional de Datos Genéticos, que se logra en 1987. De esta forma, el Estado argentino se hizo responsable de colaborar en la identificación de los niños (aún faltaba que también colaborara en la búsqueda).

Por esos años, Abuelas también dejaba un legado a toda la humanidad. Gracias a su lucha, en noviembre de 1989 se logró incorporar a la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño los artículos 7, 8, y 11, para garantizar en todo el mundo el derecho a la identidad. El artículo 7º establece que “el niño deberá ser registrado inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde éste a su nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos”. El octavo, señala que los Estados Partes se comprometen a respetar el Derecho del Niño, a preservar su identidad, incluidos nacionalidad, nombre y relaciones familiares de conformidad con la ley sin injerencias ilícitas. E indica que “cuando un niño sea privado ilegalmente de alguno de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad”. El artículo 11º, afirma que “los Estados Partes adoptarán medidas para  luchar contra los traslados ilícitos de niños al extranjero y la retención ilícita de niños en el extranjero”.

En noviembre de 1992, el Estado argentino también se comprometió con la búsqueda de los nietos apropiados, por medio de la creación de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad, que permitía avanzar también en la investigación documental. En esta línea, en 2012 se sumó la puesta en marcha, en el ámbito de la Procuración General, de una unidad fiscal que controla el cumplimiento del protocolo para causas de apropiación y lleva adelante sus propias investigaciones que pueden llevar a encontrar a más jóvenes apropiados. De forma paralela, Abuelas fue desarrollando equipos jurídicos, de comunicación, de asistencia psicológica.

La capacitación brindada por Strauss formó parte del programa “Construyendo Memorias” del Ente Público Espacio Memoria. El próximo sábado 20 de octubre se desarrollará un taller metodológico para trabajadores de la educación, que busca generar un espacio de reflexión de nuestro pasado reciente y de los derechos humanos. Será de 9 a 13 horas en el Espacio Memoria (Avenida del Libertador 8151, Ciudad de Buenos Aires). Todas las actividades son gratuitas y se entrega certificado de asistencia y material.

Para inscripciones y más información: tallereseducativos@espaciomemoria.ar




Otras Noticias

MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS