<< VOLVER CONTACTO ENGLISH PORTUGUÉS
Cómo participar del juicio

Las audiencias son orales y públicas. Si sos mayor de 16 años, ingresás acreditándote con tu DNI, cédula o pasaporte en la Sala AMIA. Tribunales de Av. Comodoro Py 2002, Retiro.


18 03 2013 | TESTIMONIOS
Día 31. "Se instaló un régimen de terror", dijo el sobreviviente Calle

Hoy declaró Carlos Alberto Calle, quien formaba parte de la sección Plantas Químicas de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). Después de ser liberado, se exilió en Italia con su familia.

 


Secuestro y cautiverio

El testigo comenzó, a pedido del fiscal Guillermo Friele, con el relato de su secuestro: “Lo recuerdo perfectamente bien, porque mi hijo de 4 años cumplía años el 27 de marzo. A la madrugada del día siguiente, el 28, a las 4:00, irrumpieron en mi domicilio de Ituazaingó. Fue una irrupción violentísima: ‘¡Abran, policía!’, gritaban. Me pusieron a punta de pistola y vi que un grupo de personas estaba revisando los libros de mi biblioteca. Me vendaron los ojos, me pusieron una capucha y me esposaron. Me pusieron boca abajo en la parte de atrás de un vehículo. ‘Si te movés, sos hombre muerto’, me dijeron”.

Calle describió que fue llevado a un lugar en donde podía sentir el ruido de aviones y el tren, “entonces inferí que estaba en la Escuela de Mecánica de la Armada”. “Luego fue confirmado por mi mujer y la esposa de un compañero de trabajo. Ellas fueron a la Comisión para hablar con (el almirante Carlos) Castro Madero, quien no las recibió, y cuando salieron lo vieron salir de la Escuela de Mecánica de la Armada. Las dos identificaron a uno de los que iba en los autos como uno de los miembros que habían estado en los operativos de secuestro de mi compañero (Santiago Máximo Morazzo) y míos”, refirió Calle. 

“’¿Cómo es la organización de la célula?’, me preguntaban los interrogadores. Una noche me cargan en un camión con otras personas, entre ellas el doctor Morazzo. Nos trasladaron a un lugar que parecía un laberinto, supuse que era un barco. Nos sacaron las esposas y nos golpearon. Yo quedé desmayado y cuando me desperté estaba estaqueado a un colchón. Ya no tenía circulación en las manos”, narró y comentó que en la ESMA habría estado dos o tres días, que los traslados al baño eran esposado y encapuchado, “una vez me dieron un sándwich; yo dormía en el suelo”, describió. Asimismo, declaró que durante el cautiverio en el barco pudo ver a un agente de la Policía Federal Argentina: “lo reconocí por el uniforme azul”.

“Debe estar encerrado medio país”

También pudo reconocer allí a otros compañeros de la CNEA, él contó diez, entre ellos Domingo Quilici, de quien dijo que “no tenía nada que ver ideológicamente conmigo, él era radical, y pensé que si él estaba acá, entonces debe estar encerrado medio país”. Calle narró que años después, Quilici le dijo que había estado en el barco Bahía Aguirre.

“Una noche me sacaron de la celda y escuché que la gente gritaba y empecé a gritar también y ahí me amenazaron: ‘uno más y te dejo seco’”, recordó Calle, quien luego supo que había sido parte de un simulacro de fusilamiento.

Más tarde fue trasladado nuevamente en un móvil policial a la cárcel de Devoto. En ese vehículo pudo reconocer a Sergio Pereira Marcondes, Eduardo Cuello, Jorge “Negrito” Núñez, Pedro Landeiro y Enrique Narciso, los diez habían sido puestos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional mediante un decreto firmado por el dictador Jorge Rafael Videla, según detalló Calle. “Había otras dos personas que no conocíamos, les preguntamos de dónde eran y nos dijeron que eran sindicalistas de Astilleros Navales”, contó y aclaró después que no volvió a ver a los trabajadores de los astilleros. “Dos compañeros memorizaron mi número de teléfono y lograron avisar a mi casa dónde estaba”.

De Devoto fue trasladado a la Unidad 9 de La Plata. En esa cárcel estuvo un mes, hasta el 8 de octubre de 1976, cuando fue liberado. De acuerdo con su relato, su liberación y la de varios miembros del grupo se produjo gracias a las gestiones realizadas desde Italia por gente de la Comisión de Energía Atómica de aquel país, a quienes ellos habían conocido durante una visita a Europa para capacitarse en cuestiones laborales.

A raíz de las preguntas del fiscal, Calle pudo establecer que no reconoció a nadie durante el procedimiento de secuestro, “los vecinos le contaron después a mi familia que había muchos móviles rodeando la manzana y pudieron ver gente con ametralladoras en el jardín”. Previo a su secuestro, la gente que trabajaba en su casa le comentó que “unos hombres habían ido a verificar que viviera ahí”.

Castro Madero y la “campaña de eliminación del personal”

“Por decisión de la Junta Militar, Castro Madero es puesto en ese cargo. Él fue el responsable de meter preso a este grupo de diez. Después se instaló un régimen de terror en toda la Comisión. Hizo una campaña de eliminación de personal dentro de la institución: hubo unos 160 cesanteados, gente que abandonó la Comisión, 15 desaparecidos y varios detenidos, incluyéndonos”.

Entre los desaparecidos pudo nombrar a: Antonio Misetich; Federico Álvarez Rojas y su mujer; Roberto Ardito y su mujer y a Cristina Onis. “Todos fueron dados de baja por Castro Madero”, aclaró.

Máximo Victoria

Calle también nombró como uno de los detenidos a Victoria, quien se encontraba de licencia en la CNEA y en marzo de 1976 trabajaba en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). “Máximo fue a hablar con Castro Madero y lo mandó a una habitación con gente de la Marina. Ahí lo desnudaron y de ahí se lo llevaron detenido”, contó el ex detenido-desaparecido Calle, y agregó que “no podía no estar informado el presidente de la institución de que estas cosas sucedían dado que todos los que ingresan y egresan deben identificarse al momento de la entrada y salida del edificio”.

El grupo peronista

“Dentro de la CNEA había una asociación de profesionales, otra de técnicos y una agrupación o grupo de discusión peronista. Cuando Cámpora nombró a (el contraalmirante Pedro) Iralagoitía nos asignaron un lugar para nuestros encuentros. Discutíamos y elaborábamos documentos. Domingo (Quilici) no formaba parte de este grupo, los otros sí”.

El Servicio de Inteligencia Naval

“Siendo que la Comisión dependía de la Marina, sabíamos que había gente de los servicios, pero no sabíamos quiénes eran ni dónde estaban”.

Benito Víctor Benedetti

Calle declaró que cuando detuvieron a Eduardo Cuello, “Benedetti comenzó a juntar dinero para la familia. Benedetti fue raptada dentro de la CNEA y torturada”. 

“Es mejor que de este país se vayan”

Le dijeron a la mujer de Calle los dos oficiales del Ejército que habían ocupado el lugar de su marido y de Morazzo en la CNEA.

Presos políticos

En la cárcel de Devoto, Calle estuvo detenido con el senador uruguayo Enrique Erro, “supongo que estaba detenido porque era opositor”. También a Roberto Bergalli, quien había sido abogado de perseguidos políticos.

Próxima audiencia

El juicio continuará el miércoles 20 de marzo desde las 10:00 horas con más declaraciones testimoniales. 

 



de los procesados son juzgados por los "vuelos
de la muerte"
son las víctimas de los crímenes de lesa humanidad incluidas en la causa
testigos declararán y se incorporarán parte de los testimonios del juicio anterior
MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA. 30.000 DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES

Ente Público Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos
Av. del Libertador 8151 | Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires (C1429BNC) Argentina | SEO | Todos los derechos reservados 2011


LICITACIONES Y COMPRAS