Así lo dispuso el Tribunal integrado por Daniel Obligado, Adriana Palliotti y Gabriela López Iñiguez a poco de conocerse el veredicto, ante la ausencia del abogado defensor Guillermo Fanego por motivos de salud.

Dada la situación del abogado, la fiscalía y las querellas realizaron varios pedidos para que se nombre a un abogado. Sin embargo, esto no sucedió y el juicio fue interrumpido. La Defensoría General de la Nación rechazó nombrar a un co-defensor, por lo que los acusados Horacio Ferrari, Carlos Mario Castellví, Ramón Roque Zanabria y Carlos Néstor Carrillo quedaron sin defensa. Así, se creó un obstáculo evitable, que demora todavía más el avance del juicio.

Todos los acusados son juzgados por primera vez por delitos de lesa humanidad en el juicio oral y público que comenzó en agosto de 2018 y tiene solamente una audiencia por semana, de corta extensión.