Cada año, unos 32.000 visitantes participan del Recorrido Histórico por el predio de la ex ESMA. Transitan las calles y edificios de lo que fue uno de los centros clandestinos emblemáticos que funcionó en la Argentina durante la última dictadura cívico militar. De la mano del equipo de guías conocen la historia del predio en sus distintas temporalidades, y mantienen un diálogo de ida y vuelta a partir de las inquietudes que surgen en cada visita guiada.

El punto de encuentro es la recepción del Espacio Memoria. Allí se reúnen los guías con los visitantes para comenzar con el recorrido. Un mapa que describe la distribución del predio, desde su fundación como Escuela de la Mecánica de la Armada y su posterior funcionamiento como centro clandestino de detención, tortura y exterminio durante la última dictadura, da comienzo a la vista guiada.

Las inquietudes son muchas y diversas. Surgen preguntas claves vinculadas a la identidad de las y los detenidos desaparecidos, cuál era el objetivo de la última dictadura cívico militar, cómo se fueron gestando los centros clandestinos de detención, cómo era el funcionamiento de la maternidad clandestina, una serie de interrogantes que permiten reflexionar sobre los hechos más trágicos que vivió la Argentina durante en el terrorismo de Estado y sus implicancias en la sociedad.  “La dinámica entre el guía y el visitante es muy buena, hay un ida y vuelta interesante, siempre favoreciendo el diálogo”, cuenta Juan Burstein, quien trabaja en el Espacio Memoria, y asegura: “Lo mejor que tiene mi trabajo es el encuentro con el visitante, el estar en contacto permanente con el público, charlar con las y los jóvenes, pudiendo pensar junto con ellas y ellos de qué se trata esta historia”.

Juan integra desde hace cinco años el equipo de nueve guías con que cuenta el Espacio Memoria. Es docente y está estudiando profesorado de historia. Sumarse al equipo de guías le permitió “involucrarse a las luchas de las Madres, de las Abuelas y contribuir a la Memoria, a la Verdad y a la Justicia”, cuenta, mientras recuerda una visita muy significativa en la que participó Vera Jarach, madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, junto con alumnas y alumnos del Colegio Nacional Buenos Aires, donde cursaba el secundario su hija Franca -secuestrada en 1976 y vista por última vez en la ESMA-,  quien aún sigue desaparecida.

Transitar por el predio de 17 hectáreas tiene una carga emocional muy grande. Aquí, unas 5.000 personas estuvieron secuestradas, fueron torturadas y asesinadas durante la última dictadura argentina. Por estas calles caminaron los represores que decidían quién vivía y moría, aquellos que planificaron los “vuelos de la muerte” y los que montaron una maternidad clandestina en el ex Casino de Oficiales -hoy Museo Sitio de Memoria- el edificio que fue el núcleo de la actividad represiva. Al menos 37 mujeres embarazadas pasaron por la ESMA. Los bebés allí nacidos, en su mayoría, fueron apropiados.

La visita guiada da cuenta de cómo la totalidad del terreno de 17 hectáreas junto a su campo de deportes se conformó en una unidad represiva.  Y se complementa con otros dispositivos: audioguía, señalética, folletos, fotos y videos en la web del Espacio Memoria.

Al igual que Juan, Laura Guevara recorre día a día el predio y les cuenta a los visitantes la historia del ex CCDTyE. “Cuando comienzo la visita, todo lo que está pasando alrededor se anula, me compenetro totalmente con todo que va surgiendo con los visitantes, en general la sensación tiene que ver con eso, con una compenetración muy grande con todo lo que pasa en ese momento”, cuenta Laura, quien trabaja en el Espacio Memoria desde 2011. En esa línea, agrega: “Este trabajo es algo especial y le estoy muy agradecida porque me permite estar constantemente hablando con personas muy diversas sobre este tema y con el resto de mis compañeros, creo que eso es una de las cosas más valiosas, el trabajo en equipo es fundamental para nuestra tarea”.

En relación a la participación de los jóvenes en el Recorrido Histórico, ambos coinciden en que las nuevas generaciones se sienten interpeladas por la historia de nuestro pasado reciente, tienen muchas preguntas y todo lo vinculan con las distintas situaciones que se viven hoy en el país. “Las sensaciones que le quedan a las y los chicos después de hacer el recorrido son muy distintas, para algunos es su primer acercamiento con lo que sucedió durante la última dictadura y se empapan de información. Y hay otros jóvenes que vienen trabajando y charlando sobre el tema y les resulta significativo visitar un lugar tan importante como la ex ESMA”, cuentan.

Los guías relatan que si bien los puntos indispensables del Recorrido Histórico por el predio de la ex ESMA están relacionados con entender lo que fue el terrorismo de Estado en la Argentina, quiénes fueron los detenidos desaparecidos y qué efectos dejó la desaparición sistemática de personas de nuestra sociedad, también resulta importante dar a conocer cuáles fueron las luchas de los movimientos de derechos humanos para consolidar la Memoria, la Verdad y Justicia.

A esta tarea sensible y comprometida que llevan adelante todos los días los guías, se suma el análisis y la investigación. Todos los lunes el equipo se reúne para debatir y reflexionar sobre temas vinculados con la última dictadura pero también para profundizar sobre problemáticas de la actualidad. Parte de su trabajo se trata de estar al tanto de nuevas investigaciones, de los avances de los juicios de lesa humanidad, de los testimonios y de las discusiones que se presentan hoy en la sociedad. “El equipo de guías tiene un día fijo de capacitación por semana, en el que se actualiza, revisa y discute el relato y cada uno de sus temas; se mantienen entrevistas con especialistas, sobrevivientes del CCDTyE, se planifican visitas especiales o elaboran nuevos materiales. Es un modo de mantener vivo y vibrante aquello que se relata, de reflexionar sobre el rol del guía, un modo de cuidado del lugar, la tarea, les guías y les visitantes”, advierte Sabrina Osowsky, sub coordinadora del área de visitas guiadas.

Juan y Laura subrayan la importancia de estar en contacto con los sobrevivientes, familiares, cientistas sociales y todos aquellos que puedan aportar datos que nutran el relato que acompaña el Recorrido Histórico.

Tanto el funcionamiento del Casino de Oficiales como las distintas edificaciones -incluido el Campo de Deportes-, fueron señalados en las denuncias y testimonios brindados por los sobrevivientes que pasaron por este centro clandestino, primero desde el exilio; y luego en el país con el retorno de la democracia (en especial en la CONADEP y en el Juicio a las Juntas Militares). A partir de la recuperación del predio como Espacio Memoria y Derechos Humanos fue posible recabar mayor información y detalle del uso de este lugar durante la última dictadura. Principalmente, porque la posibilidad de entrar a estos espacios facilitó el reconocimiento y la reconstrucción del funcionamiento de los mismos, cruzando los testimonios orales con la evidencia de los edificios y lugares. Toda la materialidad del predio, sus edificaciones, calles, espacios constituyen prueba judicial y un testimonio material de alto valor cultural, histórico y social que debe ser preservado. Además de las fuentes ya mencionadas (testimonios de sobrevivientes, declaraciones de ex conscriptos y ex estudiantes de la ESMA), la información se releva también en base a causas judiciales; declaraciones de represores en distintos contextos; documentos de la Armada; planos de época; entre numerosas fuentes documentales y de archivo, que van aportando a la reconstrucción de la historia del lugar y su uso en distintos momentos. Esta reconstrucción es permanente y abierta a nuevos datos.

En esa línea, la elaboración del relato de las visitas se monta sobre esas diferentes pruebas de lo ocurrido en el predio de la ex ESMA y también con otras fuentes secundarias que tienen que ver con investigaciones, análisis de expertos, bibliografía, que permiten acceder a información y a comprender un poco mejor  y con mayores herramientas lo que pasó en nuestro país durante la última dictadura.

La actualización del relato es importante para el trabajo cotidiano que llevan adelante los guías. “Entendemos el Recorrido Histórico como un ejercicio de memoria colectiva que está vinculado con problemáticas del presente por lo tanto parte de nuestra tarea es mantener ese vínculo con la actualidad porque la idea es poder pensarse y pensar la dictadura y entender cómo las consecuencias del terrorismo de Estado hoy nos siguen tocando”, explican.

El Recorrido Histórico por el predio de la ex ESMA se realiza los martes, viernes, sábados y domingos a las 15 hs, no requiere reserva previa. Las visitas para escuelas deben ser pautadas con anticipación. Para más información: visitasguiadas@espaciomemoria.ar