José Antonio Cacabelos

Creció dentro de una familia muy unida y numerosa. Único hijo varón, sus hermanas le decían “Jopo” cuando intentaban acomodar los rulos que le caían en la frente, y así lo conocieron sus compañeros de militancia. Comenzó sus estudios secundarios en el Instituto Ceferino Namuncurá, en Florida, Provincia de Buenos Aires, y luego en el Colegio San José. Firme en sus convicciones, hablaba con sus amigos de resistencia, lucha y revolución, incluso cuando ya se había producido el Golpe del ‘76. Empezó a militar en Guardia de Hierro. Luego, con el retorno definitivo del General Perón a la Argentina, José decidió sumarse a la Juventud Peronista (JP), vinculada a la Organización Montoneros.

Cecilia Inés Cacabelos

Era la hija menor de cinco hermanos, a quienes quería y admiraba mucho. Como su hermano José, inició sus estudios secundarios en el Instituto Ceferino Namuncurá. La familia discutía y hablaba cotidianamente de política, y Cecilia así lo demostraba en las clases de la escuela. Sus compañeros recuerdan que nunca dejaba de decir lo que pensaba, cuando llegaba el momento oportuno. Le encantaba cocinar, tejer al crochet y escribir. Quienes la conocieron la evocan como una persona noble, valiente, sencilla y solidaria. Militaba en la Juventud Peronista (JP), vinculada a la Organización Montoneros.

Ambos fueron secuestrados en 1976 y llevados al Centro Clandestino de Detención que funcionó en la ESMA. José el 7 de junio, a sus 18 años; y Cecilia el 11 de octubre, cuando tenía 17.

El fondo de la postal es un entramado realizado por Cecilia en su cuaderno – diario.